Fue Realmente Resucitado Lázaro en Betania

 


 

La resurrección  temporal de Lázaro sucedió realmente y es símbolo de la resurrección eterna. Jesucristo es un Dios Vivo, Resucitado; hemos de vivir alegres sabiendo que vivimos aquí en la tierra  y que al morir, si hemos agradado a Dios, pasamos a vivir eternamente. No hay que temerle  al morir, sino a vivir alejados de Dios. Para llegar a resucitar para el cielo hay que cambiar de vida ahora, hay que resucitar aquí, es decir abandonar el pecado; el pecado es  signo de muerte. Quien habita en pecado está como muerto y como dice el poeta: “Muertos son los que tienen muerta el alma y viven todavía”.

El pecado hace que el ser humano pierda su libertad. Alguien comentaba: “Al salir de mi casa me encontré una tentación tierna como un oso de peluche;  la entonces la lleve a mi casa, la alimenté y creció y se hizo un monstruo que me mantuvo encadenado durante mucho tiempo”. Así se inicia un vicio  o la esclavitud de cualquier pecado.

El pecado nos roba la libertad y la verdadera paz; es como cuando un pajarito es tomado preso y no puede volar, y “aunque la jaula sea de oro, no deja de ser prisión”.

 

Reflexiona:

 

¿Qué signos de muerte hay en tu vida?

¿Qué tentaciones se acercan a ti, tiernas como un osito de peluche; qué tienes que desechar antes  que te encadenen?

 

Desde el amor de nuestro Padre Celestial te invito a asumir este mensaje con resoluciones prácticas y radicales..c

 

Luis Duván Pérez Aguirre Pbro.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

La imagen publicada en este artículo esta registrada bajo la licencia Creative Commons No modificar-Compartir igual-No comercial, de la página web: www..mallinista.com

 

 


Lampara Es Tu Palabra Para Mis Pasos

 

 

1.  Ambientación:

Antes de comenzar la lectura de la Biblia: pida perdón por sus pecados y pida la luz del Espíritu Santo, en oración o cantando.

 

2.  Lea las Sagradas Escrituras, con verdadera Fe y humildad, como discípulos a los pies del Divino Maestro, sabiendo firmemente, que el mismo Dios nos habla ahora, a través de estas palabras.

Lea y relea despacio, preguntándose qué me quiere decir el Señor, qué me pide y a qué me comprometo.

 

3.  ¿Es importante aprender de memoria algunos pasajes de la Biblia? Si; pueden servir de crecimiento espiritual personal y en las conversaciones con personas a quienes podemos evangelizar.

 

4. Recomendaciones Prácticas:

- Apréndalos correctamente.

- Memorice bien la referencia, si le es posible.

- Si es necesario, marque en la Biblia los textos que más le

interesen.

- Cite estos pasajes con cierta regularidad.

- Escoja los pasajes que le interesen y puedan servirle más a

usted y a otras personas.

 

 

Luis Duván Pérez Aguirre Pbro.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 


Guía Práctica para estar en Oración ante la Divina Eucaristia

 

ORAR: Orar es  estar amorosamente con Dios, como el niño o la niña están con la más tierna madre comunicándose amor, aunque muchas veces no se haga con palabras.

La oración no es cuestión de palabras, sino de amor. Es un dialogo amoroso.

 

1. SALUDO: Estas delante de Jesús, el Rey Eterno. Arrodíllate, pues dice la Escritura “ante El, toda rodilla se doble en el cielo y en la tierra”, toma conciencia de esta maravillosa verdad: estás ante la presencia Divina del Rey Eterno, salúdalo con amor.

2. ORACIÓN DE PROTECCIÓN: Por la señal de la Santa Cruz…..Amén

Entrega: Yo me coloco en la presencia de  Jesucristo  y me someto a su señorío. Me pongo “la armadura de Dios, para que en el día malo pueda resistir y permanecer firme a pesar de todo”. (Ef.6, 10-11). Me mantengo  firme; tomo “la verdad como cinturón, la  justicia como coraza”. (Ef.6, 14). Yo llevo  el escudo de la fe; así podre atajar las  Flechas incendiarias de los  ángeles caídos (Ef.6, 16).

Acepto “la salvación y la Espada del Espíritu  Santo o sea la Palabra de Dios” (Ef. 6, 17).  Me calzo las sandalias del Divino Maestro  para anunciar el Evangelio de la paz y me coloco  la Corona de Espinas como casco.

Sellamiento con la Sangre de Jesús:

En el Nombre Poderoso de Nuestro Señor

Jesucristo, yo clamo humildemente su Preciosísima  Sangre sobre mí, sobre este lugar; en el aire,  la atmósfera, el agua, el fuego, la tierra, lo subterráneo, los abismos, el bajo mundo y todos sus frutos a mi  alrededor. Sello en la Preciosa Sangre de Jesucristo,  mi alma, mi espíritu, mi mente y mi cuerpo, mi pasado, presente y futuro; todo lo que soy, lo  que hago, lo que tengo; sello el Norte, el Sur,  el Oriente y el Occidente, la puerta de los abismos,  lo alto y lo profundo, lo ancho y lo largo, este lugar  y a todos los presentes, mi familia y asociados,  nuestros lugares,  posesiones y fuentes de ayuda  en la Sangre de Jesús. Amén.

Padre Nuestro que estás en el Cielo…

3. PIDE PERDÓN POR TUS PECADOS Y PERDONA A QUIEN TE HAYA OFENDIDO:

Dedica el tiempo suficiente para purificarte. Repasa si tienes resentimientos si alguien te ofendió y dile mentalmente: yo te perdono en el Nombre de Jesucristo, y que Dios te bendiga.

Examínate, si en tu examen encuentras pecados graves, debes buscar un confesor y empezar una vida nueva.

4. SILENCIAMIENTO: Presenta al Señor tu cansancio, tus preocupaciones, tus dificultades o alguna impaciencia que has tenido hace poco.

Siéntate bien: endereza la espalda y la cabeza y deja caer los hombros hacia atrás y te vas a silenciar en tu mente y corazón, delante de Jesús.

Imagínate como un tierno bebé o una tierna bebé y que Jesús, así como lo pintan en la imagen de Jesús  de la Misericordia, te toma en brazos y tu descansas en El y El te trata con la ternura de la más amorosa madre. Jesús te dice, descansa en Mi, yo haré con mis brazos una cunita para ti.

Ahora imagina que Jesús  acariciándote te va orientando el ejercicio para silenciarte: suelta las tensiones de la frente y deja descansar tus ojitos, suelta todas las tensiones de la carita; imagina como Jesús te acaricia y te dice de nuevo: descansa tus ojitos en Mi, descansa tu carita, suelta las tensiones del cuello y de la nuca, mucho más, deja descansar los hombros, déjalos caer, abandona tus brazos en mi, abandona todas tus tensiones. Este es un ejercicio que haces con Jesús, bajo la guía del Espíritu Santo.

Entrega todas las tensiones del tórax y del abdomen, deja descansar las manos y los deditos de las manos, suelta las tensiones de las piernas, de las rodillas, de los músculos gemelos y de los pies.

Entrégale tu corazón a Jesús; Jesús le dice a tu corazón que no tenga prisa, que esté tranquilo.

Ahora Jesús te dirá: dame otros regalos; regálame tus preocupaciones y regálame tus malestares como ofrenda de amor; Preocupaciones por tu propia salud, preocupaciones por la salud de la familia, preocupaciones laborales, porque se tiene trabajo o porque no se tiene; dificultades en el estudio, dificultades en la familia o con otras personas, otras preocupaciones o malestares, todo entrégalo amorosamente a Jesús. “Fíate de El y hallarás los deseos de tu corazón”

5. PEDIR EL ESPÍRITU SANTO:

Ahora Jesús quiere entregarte su Santo Espíritu; recordando el episodio  donde Jesús resucitado, soplando sobre los discípulos les dijo: “Recibid el Espíritu Santo”; imagina que también el Señor Jesús sopla sobre ti, para que recibas el Espíritu Santo, y en brazos de Jesús, toma el aire profundamente por la nariz y lo vas soltando lentamente por la boca, entreabriendo los labios, sin perder de vista a Jesús, mientras repites: ven Espíritu Santo; haz el ejercicio de respiración unas 10 veces.

Pide el Espíritu Santo en el Nombre de Jesús, puedes ir cantando mentalmente un himno al Espíritu Santo con amor y devoción.

Ahora disfruta de esa presencia del Espíritu del Señor, siente que te arropa  el Espíritu Santo, con su ternura, con su amor, que te llena de paz, de alegría y de gozo, que te entrega el don de la piedad, el don de adora, el don de la contemplación de Jesús. El Espíritu Santo te iluminará otras cosas y te dará consolaciones; El te indicará el camino, te guiará, conforme a la promesa de Jesús “ No pueden decir Señor, Señor si no es bajo la guía del Espíritu Santo”. “El Espíritu Santo les guiará a la verdad plena.

6. CONTEMPLAR:

Ahora podrías otra vez arrodillarte, quedarte en adoración, contemplando  a Jesús; se trata de mirarlo a El, si estas ante el Santísimo debes  mirar la Hostia; El te esta contemplando desde la Hostia, te envía ternura y amor. Los rayos de la Luz Divina del Señor, te bañan; Jesús te mira, míralo tu también, envíale amor desde tu corazón. Jesús también te sonríe y te arropa con su Divino Amor.

Si pasas a otro punto, luego puedes volver a contemplar.

7. ORAR CON LA BIBLIA:

Abre tu Biblia, lee y medita de un evangelio, de la carta de algún apóstol o un Salmo; lee despacio, saboreando las palabras. Descubre lo que quiere decirte Dios, luego respóndele en oración y asume un compromiso.

8. ALABANZA Y ACCIÓN DE GRACIAS:

Alabar es decirle cosas bonitas al Señor, como quien ama mucho: Gracias Señor por tu inmenso amor, yo te alabo Padre Eterno por tu infinita ternura, por tu misericordia, “ porque haz hecho todas las cosas con sabiduría y amor”; tu obra es perfecta, bella y ordenada…(así podemos estar mucho rato, alabando a Dios con y por la creación). Podrías continuar así: yo quiero decirle a todas las flores del universo que te alaben a Ti Señor, que exhalen sus aromas, que presenten sus mejores galas, sus colores y formas, para adorar al Rey de la creación, al Hacedor, a quién les dio la vida. Yo quiero ofrecerte Señor, en este momento, un ramillete de flores recogidas de todo el universo y en ellas coloco también mi corazón, que sea como una rosa perfumada, pura y tierna en alabanza a Tu Santo y Divino Nombre.

Continua con tus propias palabras y con los sentimientos que el Espíritu Santo te inspira, pero recuerda que debe ser con amor, como dice Santa Teresa: “ No se trata de hablar mucho, sino de amar mucho..”

Paséate mentalmente por las aguas, ríos y mares, para decirle a todos los seres vivos que alaben a Dios con sus formas, colores y movimientos.

(Puedes seguir con las aves) Las aves ,Señor, cantan sus trinos alegres y sonoros. Quiero ofrecerte el cantar de las aves del mundo entero, como una sinfonía de alabanza a tu gloria y quiero también en este momento cantarte con amor( cántale una canción que te guste. En silencio si estas adorando donde se pide silencio, cántale al Señor, con todo el sentimiento, la elocuencia del alma y del corazón).

Preséntale también al Señor, con amor, todos los motivos que tienes para darle gracias.

9. PETICIONES:

Pide a Dios por la Iglesia Universal, por el Papa, por los Obispos, por los Sacerdotes, por  la Parroquia, por tus intenciones particulares, por los gobernantes, por la familia, por los que sufren, por la paz, por quienes te piden oración.

Todas estas intenciones se presentan a Dios Padre en el Nombre de Jesucristo, por intercesión de la Virgen María.

Podrías volver a otro rato de contemplación. Mirar a Jesús y sentir que El te mira y cantarle algún himno o salmo que puedes escoger en el cantoral.

10. DESPEDIDA:

Al terminar te arrodillas de nuevo y te despides con una profunda adoración a Jesús.

Hay otras formas. Déjate conducir por el Espíritu Santo.

Y recuerda! Lo más importante es amar a Jesús.

Repito:

“No se trata de hablar mucho, sino, de amar mucho”.

 

Trata de memorizar los pasos para Orar ante la Divina Eucaristía:

1. Saludo.

2. Oración de Protección.

3. Pedir protección y  perdonar.

4. Silenciamiento.

5. Pedir el Espíritu Santo.

6. Contemplar.

7. Orar con la Biblia.

8. Alabanza y Acción de Gracias.

9. Peticiones. Padre Nuestro. Ave María.

10. Despedida.

 

Luis Duván Pérez Aguirre Pbro.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 


Alegría


 

Los médicos han descubierto que la tristeza y la preocupación afectan el funcionamiento del organismo, mientras que la alegría y la risa contribuyen a una buena salud.

Tus ojos deben ser lámparas de alegría, festivos siempre, por donde pasan alegría, paz y amor. Esto se logra si te acoges a Nuestro Padre Celestial,  a Jesús y  al Espíritu Santo.

La paz  y la verdadera alegría se encuentran en Jesucristo. Quien vive en el Padre Celestial vive en amor y en alegría.

En muchas personas hay fragilidad y al presentarse una situación desagradable pierden la alegría. Hay que pedir el bálsamo cicatrizante del amor de Dios para que cambie la tristeza en alegría. Dios no nos ha dado Espíritu de temor, sino de alegría y fortaleza.

Se puede tener aparente alegría corporal, sin tener alegría espiritual. Encuentra la alegría espiritual y tendrás la corporal, cómo estando el alma lúcida y transparente, en paz con Nuestro Padre Celestial.

¿Por qué hay tanta infelicidad? La fuerza del mal en nosotros nos arrastra privándonos de la dádiva divina. Aleja lo malo cubriéndote con la Sangre de Jesús.

Los hijos de Papá Dios siempre deben vivir festivos así haya inconvenientes y contrariedades. ¿Pueden estar tristes los hijos  del Rey?;  No porque la luz del Santo Espíritu siempre debe estar irradiando en ellos.

El solo saber que somos hijos muy amados del Padre Celestial debe hacernos recobrar la alegría y proponernos hacer todas nuestras tareas con alegría.

Fijémonos como las avecillas cantan en alabanza y gloria a Nuestro Padre, velemos porque siempre  seamos un  jardín florecido y aromatizado permanentemente, seamos como las planticas siempre alegres; esto se logra por la vivencia de los mandamientos, así esta lúcida y transparente el alma; si dentro de ti hay paz, eso es lo que saldrá a tus ojos si hay amargura y dolor, eso saldrá.

No permitas que nada ni nadie turbe la paz o trastorne la alegría.

 

Pbro. Luis Duván Pérez Aguirrre
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
La imagen contenida en esta articulo fue tomada de la página: http://wersemei.es, registrada bajo una una licencia Creative Commons.
Sin derivar-No comercial- compartir igual.

 


Cuando veas con Claridad Seras un buen guía

 

 

“Luego Jesús hizo barro con su saliva y con tierra, y untó con el barro los ojos del ciego, y le dijo: Ve a lavarte”.(Jn. 9, 1)

El cristiano debe tener experiencia de Dios, es decir debe tener un encuentro con el Señor, haber experimentado amor,  haber recibido beneficios palpables como el  del Evangelio y vivir confiado de su presencia.
Las dificultades en una persona fiel a la voluntad divina y persona de fe, pueden servir para que se manifiesten las obras de Dios y para que sea glorificado. Recuerden que para eso hay que cumplir los mandamientos y tener fe. De un cristiano sanado por Dios, se puede esperar que hable del amor de Dios, de su poder, de lo que ha visto y oído, lo hará con valentía y entusiasmo.
Hay otras cegueras más graves que las corporales, las cegueras espirituales que ocasiona el pecado, esas personas creen ver y van por un camino equivocado que lleva al abismo, a estos Jesús les llama la atención para que entiendan que están impedidos por su ceguera, pero que si se lavan en la piscina de la gracia que es el sacramento de la reconciliación podrán ver.
El pecador dice San Juan de la  Cruz, es como el pájaro que se asienta en la miel, tiene dos trabajos: despegarse y purificarse.
Quien está sin pecado es como un ave que vuela libremente, puede disfrutar y remontarse a grandes alturas.
Quien no confiesa sus pecados, es como una cabellera larga que nunca se peina. 
Quien se confiesa con frecuencia, es como quien se peina todos los días, no tiene enredos, ni dificultades.

Luis Duván Pérez Aguirre Pbro.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La imagen de este articulo se encuentra bajo una licencia Creative Commons Atribución-Nocomercial-Sin Derivadas 3.0, copiado de la pagina web:http://edificandovidassobrelaroca.blogspot.com