Paciencia, Esperanza Y Fortaleza

 

Lc. 21,12-19, Rm. 5, 1-5

La vida tiene dificultades y muchas cruces que nos toca cargar, las hemos construido nosotros mismos por estar lejos de Dios. Muchas personas que viven dolorosas experiencias pueden estar cosechando lo que han sembrado. Pero Dios quiere ayudarnos. Hay quienes “viven en tinieblas y en sombra de muerte” y han cavado su propia tumba.

Leer más...

La Palabra De DIOS, La Parabóla Del Sembrador

 

Is. 55, 10-11

“ Como bajan la lluvia y la nieve del cielo, y no vuelven allá sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, para que dé semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra, que sale de mi boca: no volverá a mí vacía, sino que hará mi voluntad y cumplirá mi encargo.”

Así es toda palabra que sale de la boca de Dios.

 

Leer más...

Obediencia

 

OBEDIENCIA

 

Jesús ha conformado su vida en perfecta obediencia al Padre Celestial “mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado”.

Como un atleta que ha culminado la más dura prueba, en la que ha sido necesario entregar la vida, ¡y de que manera!, Jesús viendo que el camino está recorrido, que la obra redentora está completa, exclama ¡todo está consumado!, todo está cumplido y realizado. Nada de lo encargado le quedó por hacer: anunció la Salvación, fue manso y humilde hizo ver a los ciegos y hablar a los mudos, nos dejó su palabra, instruyó a sus discípulos, intentó atraer a todos, con milagros, en obras, en palabras. Como lo hace también con nosotros derramando tanta gracia y misericordia sobre nuestra vida.

 

Leer más...

Jesucristo Fuente de Esperanza, Vida Y Amor

 

SAL.120

 

 

Hay un anhelo de felicidad puesto por Dios en nuestro corazón.

Es una alegre,  confiada y activa en Jesús y María en las que las cosas adversas tienen que cambiar y las buenas mejorar es decir en la Salvación, no solo la Salvación Eterna sino también en los signos actuales de salvación como el amor, el auxilio que nos viene del Señor, apoyándonos no en nuestra fuerza sino en el auxilio del Espíritu Santo. Las promesas del Señor, sostienen la esperanza en las tribulaciones, muchas personas en el Antiguo Testamento mantienen y cultivan la esperanza  del pueblo de Dios; mujeres santas como, Sara, Rebeca, Raquel, Débora, Ana, Judith, Ester, conservaron viva la esperanza de salvación, María aguardaba se cumplirían las promesas del Señor. Lc.1,38. En Jesús se cumple la esperanza de Israel en la Iglesia hoy. La esperanza está enraizada en la fe. Abraham creyó, “esperando contra toda esperanza”, la esperanza verdadera espera, donde humanamente nada puede hacerse. Dos ancianos que quieren engendrar y esa esperanza se ve colmada en Isaac y fue padre de muchas naciones. El, que tiene verdadera fe, sabe esperar pues conoce que nada es imposible para Dios. El transforma las peñas en manantiales de agua. El, realiza lo sobrenatural.

 

Leer más...

Pascua

 


 

Los Cincuenta días los más gozosos de la historia del mundo.

La resurrección de Jesús no es una simple vuelta a la vida. Cristo es el mismo, pero trae una vida nueva. Es el mismo y muy distinto.

Sigue siendo amoroso, consolando, realizando milagros. Sigue siendo el amigo de todos pero tiene también como antes amigos privilegiados. Su forma de ser es concreta, familiar, singular. Los suyos lo reconocen por sus gestos, sus actitudes, su acento quizás, su forma de levantar sus ojos al cielo antes de partir el pan.

 

Leer más...