Conversión

 

BONDAD Y MISERICORDIA

Conversión

Lc. 13,1-2

“Contaron a Jesús el caso de los galileos, cuya sangre vertió Pilatos con la de los sacrificios que hacían. El respondió ¿Piensan que esos sufrieron todo esto porque eran más pecadores que los demás?”

Decía Monseñor Flavio Calle Zapata Arzobispo de la Arquidiócesis de Ibagué que en fenómenos naturales de gran afectación humana hay que leer el lenguaje de Dios, aunque no se considere como castigo divino.

Un ejemplo

Un niño rebelde no entiende la recomendación de su padre que dice: No salgas solo a la calle porque hay un perro bravo, el niño rebelde se va y el perro lo muerde y no es castigo del papá, sino consecuencia de la desobediencia. Si hubiera salido con el papá, estando el mismo perro, aquel papá no lo dejaría morder.

Si estamos con Dios se atenúa la fuerza del mal, y no sucederá sino lo que Dios permita, siempre para nuestro bien y la gloria de Dios.

Una niña llamada Martinica, en el terremoto de Chile 2010 vivía en una isla muy poblada en una casa un poco alta, en cuanto vio por la ventana la ola, el tsunami, bajó hasta la playa e hizo sonar la alarma y todo el pueblo corrió a subir la montaña, así las personas de ese lugar se salvaron.

Dios tiene también muchas formas de llamar la atención, como la zarza ardiendo.

Leamos también el amor de Dios y su gran misericordia en los 4 leones del circo que soportaron las 3 olas del tsunami y quedaron intactos, cuando quedó todo destruido a su alrededor (de las tractomulas no quedaron sino las llantas pegadas a los rines), aquí se manifiesta la misericordia todopoderosa de Dios Nuestro Padre y su misericordia con estos animalitos y si ama tanto a sus criaturas, ¿Qué no hará con sus hijos?

Luis Duván Pérez Aguirre
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.