proyecto personal de vida

 

 

 

 

 

 

1.                 ELABORACION DEL PROYECTO PERSONAL DE VIDA

 

1.1             LA PERSONA SE HACE.

Esta  es una verdad que no tiene discusión; por tanto, lo normal en la persona es el cambio, como situación permanente en la que se mueve el ser humano y los seres vivos: una planta, dentro de un año es distinta de lo que es hoy; claro que obviamente permanecen algunos fundamentos.

Para valorarme y buscar el cambio, no es suficiente con tener buenas intenciones y buenos deseos. Para que el propósito resulte efectivo, hay que ayudarse elaborando el proyecto personal de vida.

 

1.2             EL PROYECTO PERSONAL DE VIDA.

 

Consiste en discernir el momento actual de mi vida y el yo ideal para un nuevo modo  de vivir, sin andar a la  deriva y debe ser evaluado. 

Abarca todas las dimensiones de la vida  de la persona: ilusiones, anhelos, deseos, propósitos, valores que debemos asumir o perfeccionar; requiere sinceridad frente a sí mismo  e incluye una dinámica de transformación para configurarse según el estilo de Cristo Jesús.

Acoge la llamada de Pablo: "dejaos transformar por la renovación de la mente en el espíritu". Rm. 12, 2 

Es una herramienta ,de ayuda al crecimiento integral de la persona en la que se toma consciencia de sí mismo: valorándose, definiéndose, concretándose y construyéndose.

El trabajo sin proyecto se  torna en buenas intenciones y  en desorden.

La empresa más importante para toda persona debe ser su autoconstrucción a partir de lo cual podrá brindar un buen aporte en la construcción del mundo.

“UN ARBOL BUENO DA FRUTOS BUENOS.” Lc. 6, 43

 

1.3            PARTES DE UN PROYECTO.

 

1.3.1              LO QUE SOY

Hay que tener en cuenta el contexto real y el momento concreto en que se encuentra la persona: el aquí y el ahora.

Se autovaloran: las capacidades, dones, aspiraciones, habilidades, así como las propias limitaciones y condicionamientos.

Requiere un análisis serio y profundo de lo que uno es, de la forma de sentir, de amar, de relacionarse, de actuar, en todos los niveles. Lo importante es el ser y no el aparecer. Es muy importante ser realista, para poder formular un proyecto viable de perfeccionamiento.

Considere por separado cada componente de su personalidad en: estructura de su personalidad, vida de encuentro personal con el amor de Jesucristo..

FE: Vida intelectual, vida de relación con la sociedad.

 

VALORES QUE SE PUEDEN  CULTIVAR EN UNA PERSONA

Para realizar este autoanálisis, tenga en cuenta los valores; la clasificación que propongo es solo por motivo funcional, porque todos ellos son valores humanos y podrían ser considerados para su estudio en uno o en otro ámbito u orden.

a.     VIDA: Vitalidad, salud, recreación, descanso, sueño, alimento sano, higiene, alegría y sentido del humor, dinamismo, serenidad, creatividad, voluntad, sentimientos, autoestima y aceptación.

b.     INTELECTUALES: Estudio y lectura, formación integral, modales de educación, conocimiento de ciencia y tecnologías, inteligencia, memoria, organización, sentido crítico, profesionalismo, buen juicio, creatividad, trabajo, artes, habilidades y destrezas, fortalecimiento de la voluntad, heridas emocionales, afectividad, puntualidad, voz, risa, empleo del tiempo, actitud ante las críticas, léxico o vocabulario, redacción y ortografía, búsqueda de la verdad.

c.      COMUNITARIOS O SOCIALES: Convivencia y comunicación, solidaridad, cooperación, seguridad, trabajo, urbanidad y modales, orden, liderazgo, tolerancia, adaptabilidad, amabilidad, relación con la familia, profesores y superiores, corrección fraterna, participación en recreación, deporte y en actos culturales, respeto, disciplina, destrezas y habilidades especiales.

d.     ETICO – MORALES: Responsabilidad, libertad, compromiso, disciplina, honestidad, honradez, lealtad, constancia, confianza, discreción, prudencia, justicia, fortaleza, templanza, desapego, capacidad de renuncia y de sacrificio.

e.      ESPIRITUALES / MORALES: Oración, participación en la Eucaristía, perdonar, conversión, reconocer emociones, caridad, amor a Dios:  devoción a la Virgen Maria, obediencia a la Palabra de Dios,amor a la naturaleza, sacrificio, sinceridad, castidad, pudor, gratitud, seguimiento de Cristo.

  Frutos   del Espíritu Santo, paz alegría, paciencia, cordialidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí, evangelizar, esfuerzo, renuncia, testimonio, vida consagrada, matrimonio, modestia y humildad. Contrástelos con los frutos de la carne Gl. 5,16 y 19 – 21

 

En estos valores califíquese de 1 a 5; a partir de la calificación  haga una composición discribiéndose usted mismo como persona; este es ahora su carácter o personalidad.

 

      f.      Cuales son mis anhelos e ilusiones: Los describo.

 

 

 

1.3.2            LO QUE BUSCO, LO QUE DESEO

Nuevamente, con la objetividad requerida, a partir de la reflexión anterior planteo unos objetivos visibles, unos propósitos que están en relación con los ideales de la propia persona.

La transformación personal en orden a los ideales depende principalmente de las motivaciones, que deben ser fuertes y suficientes para transformar la mentalidad que es la guía del dinamismo creador. Se necesita también una firme voluntad, constancia y capacidad de sacrificio y una buena cuota de tolerancia a la frustración.

Revisados los elementos de su personalidad, habrá que prestarle importancia y atención para saber qué fortalezas se quieren acrecentar y qué debilidades se quieren corregir. Las metas propuestas pueden ser a largo o corto plazo.

 

1.3.3            COMO REALIZAR EL PROCESO DE CRECIMIENTO: ACTIVIDADES

Hay que delimitar: acciones, modos, tiempos, lugares, mediaciones, de manera que sean eficaces en la consecución de los fines propuestos y que puedan se evaluables.

El principal medio será el cambio de mentalidad: “como pensamos, actuamos” y “quien no vive como piensa, terminará pensando como actúa”.

Los medios, pueden ser por ejemplo en la vida espiritual: La oración, la liturgia, la Eucaristía diaria vivida con fervor…

 

1.3.4            EVALUACION

Hay que revisar el proceso del proyecto de vida, lo que se está haciendo y el modo como se hace. Para ello, hay que precisar igualmente tiempos y modos de evaluación. Así se logra una realimentación a las motivaciones y propósitos del proyecto.

La vida no observada  se puede ir fácilmente en poca cosa.

El proyecto personal no debe chocar con el comunitario; debe ir integrado a él.

 

 

Pbro. Luis Duván Pérez Aguirre