¿Por qué Dios nos prohibe ciertas cosas?

¿Por qué Dios nos prohibe ciertas cosas?

Que el Señor te conceda la paz.

Dice la Palabra de Dios: "Guarda los decretos y mandatos que te voy a dar hoy para que te vaya bien y tengas larga vida".

Un niño fue advertido por su amorosa madre: -Puedes jugar en la casa, en el patio, en el solar, pero ¡No vayas  a aquel rincon del solar!, porque puede haber vidrios o algún objeto peligroso-. El niño lo entendió pero un día tras una pelota transitó por ese rincón y resultó herido.

Así se hiere tu alma cuando actúas en contra de lo que Dios manda, la desobediencia, ya sea por rebeldía o por distracción traen consecuencias. Cuando Dios prohibe es su amor el que ordena, Él actúa como una mamá buena en relación con sus hijos.


Muchas personas se apartan de la Iglesia, dejan de vivir su Fe y se entregan a la desobediencia y cuando regresan  llegan con mucchas heridas y muchas veces cargados de deudas, todo esto se hubiera podido evitar permaneciendo fieles a la Palabra del Señor. Nuestro Padre Celestial desea para sus hijos lo mejor, pero a veces hay situaciones que los seres humanos creamos, por ejemplo descuidando la propia salud.

Acércate a Dios, purifica tu corazón, empieza a ser obediente y te Fe, abandona todas tus preocupaciones en Dios, déjate encontrar por Jesús, que Él, como Buen Pastor, sanará todas tus heridas.  Piensa en este momento ¿estás en desobediencia con Dios?, si no estás guardando los mandamientos, corrige tu camino hoy mismo y comienza una vida nueva, para que experimentes la verdadera paz, la alegría y el amor de Dios.

 

Pbro. Luis Duván Pérez Aguirre

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.