LA EUCARISTÍA AMOR DE DIOS

Había un hombre que tenía unos hijitos y los amaba mucho. Siempre buscaba la forma de que estuvieran felices y que les fuera bien y estaba siempre creando nuevas formas para agradarles y darles nuevas sorpresas y los hijos fueron creciendo felices y un día se reunieron y decidieron hacer una fiesta para agradecerle a ese papá tanto amor.

Así mismo Dios, Nuestro Padre Celestial en su infinito amor para ti y para mí, para cada uno de nosotros ha ido inventando formas para amarnos, protegernos y acompañarnos. Hizo el cielo y la tierra y todo lo que en ellos se contiene, para ti, por amor, nos dio su ley Divina, sus Divinos Mandamientos para que cumpliéndolos nos vaya bien y nos ha dado su Palabra, contenida en  las Sagradas Escrituras.

Nos envió a su amado Hijo Jesucristo, ¡que inmenso amor!.

Piensen los que son padres de familia. Si les secuestraran un empleado o empleada y los secuestradores le dijeran: soltamos a su empleada  a cambio de su hijo o de su hija, lo harían?; pues el Padre Celestial lo hizo.

Jesús pasó por el mundo haciendo el bien, sanando, perdonando,  liberando, amando, derramó su sangre en la cruz, obediente al Padre Celestial, unido a su Hijo Jesucristo, se inventó el sacramento de la Eucaristía, por amor a ti y a mí. Presencia viva de Jesucristo, cumplimiento de una promesa

“yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo”.

Luis Duván Pérez Aguirre Pbro.