Escucha esta bella y tierna historia. Carlos es invidente y está a punto de casarse.
Escuchar la Palabra y practicarla lleva a esa transformación, porque ella es eficaz, tiene poder para transformar. “como la lluvia que empapa la tierra y no regresa sin haber fecundado, así es toda Palabra que sale de la Boca de Dios”.
 
Una leve llovizna no empapa y si te pones un impermeable no te mojas. Deja que la Palabra de Dios sea lluvia abundante sobre ti.
Empieza por leer el libro de Proverbios, pero no como oyente olvidadizo. En algunas personas la Palabra resulta como escritura en el agua.
Una nube: En una nube  Moisés se encontró con Dios, una nube llenó el templo, los Israelitas tenían la expectativa mesiánica: una nube llenaría el templo. Una nube en el desierto.
Jesús tenía que enfrentarse con  la cruz y sube a la montaña para orar, y se entrega a la voluntad del Padre Eterno.
Para dar testimonio, como Pedro en la primera Carta, han visto la revelación de la Gloria de Cristo.
 
OREMOS
Te bendecimos Señor por tu Divina Luz que da sentido a todo en nuestro vivir; ayúdanos a comprender   y aceptar las pruebas y el dolor. Fortalece nuestra fe.
 
 
 
Luis Duván Pérez Aguirre Pbro.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
 
La imagen contenida en este articulo esta registrada bajo la licencia Creative Commons: Reconocimiento- No comercial, de la página web: http://uncatolico.com/imagenes-catolicas/galeria/page/25