Obediencia - Rebeldia

                                   
Estamos en una época de anarquía, que inclusive se manifiesta con un signo de anarquía  , resiste, no a tu propia voluntad sino a la de los demás, “rebeldía que es normal, hasta cierto punto en los adolescentes pero que ha desbordado, el ámbito de las edades de comportamientos rebeldes. No sea entre nosotros.
 
 
 
Hay quienes aparentemente quieren seguir al Señor, pero no lo hacen con plena entrega. Parece como si le dijeran a Jesús: Señor yo quiero seguirte, te seguiré al banquete en casa de mateo. Te seguiré a la fiesta en las bodas de Caná, a la multiplicación de los panes, a casa de Martha y de María, a la pesca milagrosa.
 
Pero no quiero seguirte a tu sacrificios en el desierto, ni a tu oración sacrificada en la montaña. Te seguiré a la última cena,  pero no quiero ser como  tú al lavar los pies a los discípulos. Tampoco te seguiré a  cargar tu cruz  o a la corona de espinas, ni a decir “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”.
 
“El que no toma su cruz cada día y me sigue, no puede ser mi discípulo”, dice el Señor.
 
Y tu, quieres ser discípulo y servidor del Reino de Dios
Cumple los Mandamientos con todo el corazón y con toda el alma.
Comprométete a que  Jesús sea tu Señor; que El domine tu existencia.
Comprométete a caminar en la voluntad del Señor. 
 
 
Luis Duván Pérez Aguirre Pbro.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
La imagen contenida en este articulo esta registrada bajo la licedncia Creative Commons: Reconocimiento -Nocomercial, de la página web: http://uncatolico.com/imagenes-catolicas/galeria/page/8.