Jesucristo Fuente de Esperanza, Vida Y Amor

 

Contrario a la esperanza es el desaliento, el sentirse derrotado.

Jesús es la fuente de la que cada uno recibe según el recipiente que acerque.

Jesús convierte las peñas en manantiales de agua. Es como cruzar el Cabo de Buena Esperanza. Los Españoles yendo para Asia, bordeando África, hacia una buena esperanza de conseguir el destino final; pero es remando fuerte y sorteando dificultades.

La consecución de lo que se espera, exige fidelidad. La esperanza es Jesucristo; Él es el Salvador, hay que acercarse puro y lo encontraremos en: Eucaristía, oración, Palabra, caridad.

 

Luis Duván Pérez Aguirre Pbro.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
La imagen contenida en este artículo esta registrada bajo una licencia Creative commons Atribución- No Comercial - Sin obras derivadas.