La Palabra De DIOS, La Parabóla Del Sembrador

 

Dios nos  habla con sencillez y claridad y de situaciones diarias saca profundas y sabias enseñanzas para sus hijos: la lluvia no se evapora sino después de empapar la tierra, muchas de las semillas de la palabra son regadas y caen en todo tipo de terreno. Mt. 13,18-23

Que clase de fruto espera Dios de ti: justicia, amor, alegría, paz, obediencia. Gl.5

Si quieres dar fruto quita la maleza, profundiza no te quedes en la superficialidad, la desatención, la distracción, las ambiciones desordenadas, déjate arar aunque resulte un  proceso doloroso.

“A quien mi padre quiere  lo poda para que de fruto”.

Luis Duván Pérez Aguirre Pbro.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.