Misioneros con Poder

Hay que estar atentos, pues los marineros pueden ahogarse, en la falta de testimonio y de compromiso pastoral, en el pecado, en el egoísmo, en el orgullo.

Hay que estar atentos al faro luminoso, Jesucristo y su Palabra “Lámpara es tu Palabra para mis pasos, luz en mi sendero”. Y atentos a la “estrella de la Evangelización” María, nuestra Madre.

En este navío cada cual tiene su puesto y una misión, y está llamada y estos dones y carismas son irrenunciables.  “A uno dio cinco talentos, a otro dos, y a otro, uno. A cada uno dio conforme a su capacidad”. Mt.  25, 14-30.

Los carismas hay que obrarlos con humildad y para  el servicio de la comunidad    “ nada hay en mí que no haya recibido de mi Padre Celestial”, “líbreme Dios de gloriarme si no es en la cruz de Cristo”.

“Cuando hayas realizado todo lo que debías hacer dí: “siervos inútiles somos  hemos hecho sólo lo que debíamos hacer ”. Lc. 17, 10.

 

Luis Duván Pérez Aguirre Pbro.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.