Alegría


 

Los médicos han descubierto que la tristeza y la preocupación afectan el funcionamiento del organismo, mientras que la alegría y la risa contribuyen a una buena salud.

Tus ojos deben ser lámparas de alegría, festivos siempre, por donde pasan alegría, paz y amor. Esto se logra si te acoges a Nuestro Padre Celestial,  a Jesús y  al Espíritu Santo.

La paz  y la verdadera alegría se encuentran en Jesucristo. Quien vive en el Padre Celestial vive en amor y en alegría.

En muchas personas hay fragilidad y al presentarse una situación desagradable pierden la alegría. Hay que pedir el bálsamo cicatrizante del amor de Dios para que cambie la tristeza en alegría. Dios no nos ha dado Espíritu de temor, sino de alegría y fortaleza.

Se puede tener aparente alegría corporal, sin tener alegría espiritual. Encuentra la alegría espiritual y tendrás la corporal, cómo estando el alma lúcida y transparente, en paz con Nuestro Padre Celestial.

¿Por qué hay tanta infelicidad? La fuerza del mal en nosotros nos arrastra privándonos de la dádiva divina. Aleja lo malo cubriéndote con la Sangre de Jesús.

Los hijos de Papá Dios siempre deben vivir festivos así haya inconvenientes y contrariedades. ¿Pueden estar tristes los hijos  del Rey?;  No porque la luz del Santo Espíritu siempre debe estar irradiando en ellos.

El solo saber que somos hijos muy amados del Padre Celestial debe hacernos recobrar la alegría y proponernos hacer todas nuestras tareas con alegría.

Fijémonos como las avecillas cantan en alabanza y gloria a Nuestro Padre, velemos porque siempre  seamos un  jardín florecido y aromatizado permanentemente, seamos como las planticas siempre alegres; esto se logra por la vivencia de los mandamientos, así esta lúcida y transparente el alma; si dentro de ti hay paz, eso es lo que saldrá a tus ojos si hay amargura y dolor, eso saldrá.

No permitas que nada ni nadie turbe la paz o trastorne la alegría.

 

Pbro. Luis Duván Pérez Aguirrre
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
La imagen contenida en esta articulo fue tomada de la página: http://wersemei.es, registrada bajo una una licencia Creative Commons.
Sin derivar-No comercial- compartir igual.