Cuando veas con Claridad Seras un buen guía

 

 

“Luego Jesús hizo barro con su saliva y con tierra, y untó con el barro los ojos del ciego, y le dijo: Ve a lavarte”.(Jn. 9, 1)

El cristiano debe tener experiencia de Dios, es decir debe tener un encuentro con el Señor, haber experimentado amor,  haber recibido beneficios palpables como el  del Evangelio y vivir confiado de su presencia.
Las dificultades en una persona fiel a la voluntad divina y persona de fe, pueden servir para que se manifiesten las obras de Dios y para que sea glorificado. Recuerden que para eso hay que cumplir los mandamientos y tener fe. De un cristiano sanado por Dios, se puede esperar que hable del amor de Dios, de su poder, de lo que ha visto y oído, lo hará con valentía y entusiasmo.
Hay otras cegueras más graves que las corporales, las cegueras espirituales que ocasiona el pecado, esas personas creen ver y van por un camino equivocado que lleva al abismo, a estos Jesús les llama la atención para que entiendan que están impedidos por su ceguera, pero que si se lavan en la piscina de la gracia que es el sacramento de la reconciliación podrán ver.
El pecador dice San Juan de la  Cruz, es como el pájaro que se asienta en la miel, tiene dos trabajos: despegarse y purificarse.
Quien está sin pecado es como un ave que vuela libremente, puede disfrutar y remontarse a grandes alturas.
Quien no confiesa sus pecados, es como una cabellera larga que nunca se peina. 
Quien se confiesa con frecuencia, es como quien se peina todos los días, no tiene enredos, ni dificultades.

Luis Duván Pérez Aguirre Pbro.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La imagen de este articulo se encuentra bajo una licencia Creative Commons Atribución-Nocomercial-Sin Derivadas 3.0, copiado de la pagina web:http://edificandovidassobrelaroca.blogspot.com